Seguidores

viernes, 25 de septiembre de 2015

TÍTULO.

Habla de brebajes y ciudades con ironía siempre, sentado al lado de ventanales, que han sido testigos de más lágrimas que besos, de más estrellas fugaces que deseos.
Y la señora del bolso negro le felicita con sonrisa en la cara cosas por las que debería chillar. Pero supongo que a nadie le gusta que le griten la verdad.
Sentados le escribimos a fantasmas de carne y hueso. Y sabemos que a los veintidós nos reuniremos con ellos.
El título esta muy grande y a letras claras. Es tan sarcástico que quiero llorar por todos los que ya no pueden hacerlo. Pero me río primero, por si esta vez soy yo quien no repite el hecho.
Él llora en la orilla de cualquiera que no sea mar, ni otra cosa. Es consiciente de lo triste que sería que las lágrimas de dolor fuesen solo otras gotas más de un océano que somos todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario